La Geobiología y la Prevención de Riesgos Laborales

En temas de salud laboral, los conceptos de "Lipoatrofia" o "Edificio enfermo" ya son conocidos y muy presentes, y los profesionales de los riesgos laborales tienen asumido que conllevan asociados problemas de salud a los trabajadores expuestos. Así pues, hace años que se aplican medidas preventivas y correctoras en las empresas afectadas por los síndromes que hemos mencionado, sin que nadie ponga en duda sus efectos sobre la salud y bienestar de los trabajadores. Estos dos ejemplos son una clara evidencia de la proximidad y relación actual entre la Geobiología y la Prevención de Riesgos Laborales (PRL).

Según lo comentado, se sabe con certeza que la "Lipoatrofia" y el "síndrome del edificio enfermo" tienen como uno de los factores de riesgo o elementos causales la presencia de campos electromagnéticos y el efecto de los mismos sobre las personas, nada más cercano a lo que un geobiólogo analiza en sus proyectos. Si la PRL ya tiene presentes los posibles daños de los campos electromagnéticos artificiales sobre los trabajadores, es hora de que pongamos sobre la mesa las radiaciones naturales y sus efectos, y considerarlos relevantes en las Evaluaciones de riesgos de los trabajadores donde la exponer hasta 8 horas a sus efectos.

Efectos de las radiaciones sobre los trabajadores


No deberíamos tardar en añadir a la lista de riesgos laborales los que provienen de la exposición prolongada a las geopatías generadas por las radiaciones naturales, que por ahora tenemos muy olvidadas. Del mismo modo, deberemos asumir que si la PRL ya contempla los efectos de campos electromagnéticos artificiales como posible factor de riesgo laboral, también deberíamos controlarlo en el ámbito doméstico. Obviamente, cualquier persona sufre el mismo daño cuando descansa siete horas encima de una corriente subterránea de agua, que cuando trabaja en su despacho de la oficina de 8h a 15h.